"La historia está cambiando..."
No olvidemos a quienes olvidan

Académicos de la Facultad de Medicina iniciaron un proyecto de investigación que busca establecer de manera certera cuál es la mejor herramienta de evaluación lingüística para la detección de alzheimer y demencia frototemporal. Este estudio forma parte del grupo de ganadores del tercer Concurso de Proyectos de Investigación en Salud 2018.

La profesora Lilian Toledo, directora del Departamento de Fonoaudiología y académica responsable de proyecto, explicó que esta iniciativa surge de una necesidad expuesta “por profesionales clínicos que trabajan en la atención de pacientes con demencia, de contar con información más fidedigna que les aporte en el diagnóstico diferencial de estas patologías”.

En la actualidad el diagnóstico de la demencia es realizado por un neurólogo con el apoyo de imágenes. Habitualmente solicita a otros profesionales como psicólogos y fonoaudiólogos informes sobre las distintas habilidades cognitivas y de lenguaje de los pacientes. La profesora Toledo comentó que en lo que respecta a este último punto “no existe ninguna estandarización o recomendación de cuáles son las mejores pruebas a utilizar. Entonces si un neurólogo pide un informe, le pueden llegar diferentes tipos de información”.

De esta forma uno de los objetivos del proyecto es aportar con herramientas clínicas para que los fonoaudiólogos puedan elaborar un perfil lingüístico certero de pacientes en etapa inicial de los dos tipos de demencia más prevalentes: alzheimer y frontotemporal.

Trabajo con profesionales del HCUCH

“En las diferentes guías que existen para la atención de pacientes con demencia se recomiendan una serie de instrumentos para todo orden de habilidades, pero son muy amplias. Existen además algunas aproximaciones de estudios en demencia en el extranjero, pero en Chile y en español no hay ningún reporte”, sostuvo. Por otro lado, la académica subrayó que otro de los propósitos es acortar los tiempos que son destinados para la evaluación de los pacientes. “En ocasiones se les toman muchas pruebas para evaluar distintos dominios, pero quizás sólo es necesario un pool más pequeño y eso es en lo que nosotros queremos abordar”, agregó.

“En una primera etapa se reclutará a pacientes de los que se sospecha demencia que vendrán del Departamento de Neurología y Neurocirugía y también de la Corporación Alzheimer. Se realizará la evaluación clínica con el neurólogo, el diagnóstico imagenológico y nosotros vamos a aportar con la evaluación del lenguaje. Desde ahí estableceremos cuál de todas las baterías aplicadas es la que mejor contribuye a diferenciar los tipos de demencia”, detalló Lilian Toledo.

La investigadora comentó además que se ha conformado un equipo con fonoaudiólogos y neurólogos del Hospital Clínico Universidad de Chile (HCUCH) para este estudio y que contarán con el respaldo del Servicio de Imagenología de este centro. “También hemos postulado a un FONIS, que esperamos sea la continuación de este proyecto para poder ampliar la muestra y usar otras medidas”, señaló.

Finalmente la profesora Toledo destacó que la búsqueda de evaluaciones más prácticas y eficientes está relacionada con “favorecer una mejor intervención en estos usuarios que bien sabemos irán en aumento de acuerdo a las expectativas de vida que tiene nuestro país”.