"La historia está cambiando..."
No olvidemos a quienes olvidan

Se lanzó el libro “La Dependencia y Apoyo a los Cuidados, un Asunto de Derechos Humanos”, invitados por Paula Forttes Valdivia, Directora Sociocultural Presidencia de la República. Fue un acto significativo que contó con la participación con los comentarios de Clarisa Hardy, experta en políticas sociales, Carolyn Robert, representante del BID-Chile y Patricia Roa, de OIT Cono Sur.

La Dra. Andrea Slachevsky vicepresidenta de COPRAD, ha participado en el Seminario Internacional donde ha presentado su proyecto con el nombre “Las Demencias, una Prioridad de Salud Pública” que recibio el apoyo de Conicyt y Fondap.

“Las demencias no son enfermedades exclusivas de los adultos mayores. El término de demencia senil está totalmente obsoleto y carece de validez científica. Hasta la década de los 60’ se diferenciaba erróneamente la demencia senil de la presenil, distinguiendo arbitrariamente las enfermedades de las personas mayores de los menores de sesenta años, como si nuestro cerebro supiera de edades de jubilación y sistemas de protección social. Si bien las demencias son significativamente más frecuentes en personas de edad avanzada, no son una consecuencia inevitable del envejecimiento y afectan también a personas más jóvenes. No existe una “demencia senil” sino demencias específicas, independientes de la edad del enfermo: demencia tipo Alzheimer, vascular, frontotemporal y muchas otras.

Las demencias se han transformado en uno de los principales problemas de salud a nivel mundial. Su prevalencia se duplica a partir de los 65 años. Afectan a entre 5% y 8% de los individuos entre 65 y 70 años, de 15% a 20% de los mayores de 75 años y de 25% a 50% de los mayores de 85 años (Custodio & Slachevsky, 2015; Kukull & Ganguli, 2000).

Conforme a los datos disponibles, en la actualidad existirían unos 46 millones de personas con algún un tipo de demencia, cifra que se duplicará cada 20 años, alcanzando a 131,5 millones de personas en el año 2050 (Prince et al., 2016).

Si bien en Chile no existe un estudio epidemiológico sobre las demencias, podemos estimar el número de personas con demencias a partir del Estudio Nacional de Dependencia y de la Encuesta Nacional de Salud. Las demencias afectarían a 8,5% de los mayores de 60 años (9,1% en mujeres y 7,4% en hombres) (Fuentes & Albala, 2014).

Considerando el envejecimiento progresivo de la población en las próximas décadas, las proyecciones señalan que el número de personas con demencia se incrementará de 180.000 personas (1% de los chilenos) a más de 600 mil personas (3% de los chilenos) en 2050 (A. Slachevsky, Arriagada, Maturana, & Rojas, 2012; A. Slachevsky & Maturana, 2011).

El estudio sobre Carga Mundial de las Enfermedades 2010, señala que en Chile la cantidad de años perdidos por discapacidad o muerte causados por las demencias, se incrementó en más del 200% en los últimos 20 años (1990-2010). y que las muertes atribuidas a las demencias aumentó en un 526% en el mismo periodo (Lozano et al., 2012; Murray et al., 2012). En un estudio reciente, se reportó más muertes por demencias en la Región Metropolitana y Antofagasta. Las mayores tasas de mortalidad por demencia podrían explicarse porque son regiones más urbanas, y los médicos notifican más las demencias como causa de muerte, u otras razones, por ejemplo factores de riesgo ambientales. Al respecto, ambas regiones presentan altas tasas de contaminación, lo que constituye un factor de riesgo para las demencias (Russ, Murianni, Icaza, Slachevsky, & Starr, 2016).”
(extracto de la investigación de Dra. Andrea Slachevsky)

Descarga el libro completo: http://www.direccionsociocultural.gob.cl/wp-content/uploads/2017/08/Dependencia-y-Apoyo-Cuidados-DDHH.pdf